De quién es la memoria? Es nuestra. Y nosotros somos la familia judía. Desde las raíces del pueblo de Israel, el pueblo se agrandó a una gran familia. No es sólo una conexión genealógica inmediata, sino una fuerte conexión tribal.

Ser parte del pueblo judío, es estar continuamente  en movimiento de pertenencia: de la familia nuclear al pueblo y de éste volviendo a la familia nuclear. Pertenecer a una familia es estar conectados entre sí.  Somos responsables de los otros miembros de la familia, ya sea un pariente muy lejano, o uno cercano, pero que viva lejos. Pertenecer a una familia, también implica estar comprometido con un futuro importante  para todos sus miembros.

 

Adoption, Not Conversion

You’re family and I love you

Unified, Not Uniformed

 

(c) www.melitz.org